Comillas (Cantabria)
Comillas es, sin duda, una de las localidades más hermosas y conocidas de Cantabria. Posee un conjunto arquitectónico magnífico enmarcado por un entorno natural y paisajístico de excepción.
Durante la Edad Media, Comillas fue una pequeña población que vivía de su pequeño puerto pesquero y de su actividad agrícola y ganadera. A finales del siglo XIX, la historia de la población da un giro importante, gracias a un ilustre personaje
Don Antonio López López que tras emigrar a América y fundar numerosas empresas navales y tabacaleras en la ciudad de Barcelona, comienza a realizar importantes inversiones en Comillas. Debido a sus aportaciones para la guerra de Cuba, el rey le otorga el título de Marqués de Comillas.
A partir de entonces, la prosperidad de comillas va creciendo. Alfonso XII, invitado por el Marqués acostumbra a veranear en casas acondicionadas para la corte. Este hecho provoca que gran cantidad de nobles y adinerados se asienten en la comarca.
¿Qué ver en Comillas? Aquí mostramos lo destacado:
Palacio de Sobrellano (1)
De estilo gótico-modernista, se empieza a construir en 1881. Se encargó la obra al arquitecto catalán Joan Martorell. Tiene forma rectangular, totalmente simétrico. En su interior encontramos magníficas dependencias en las que cabe destacar sus chimeneas, las vidrieras y artesonados. Mención especial al Salón del Trono, por su altura y decoración, en donde se encuentran unos lienzos que relatan cuatro etapas importantes de la vida del Marqués de Comillas. El marqués, que muere en 1883, no pudo ver finalizada su obra, ya que esta concluye en 1888.
Capilla - Panteón (2)
Es el primer edificio modernista que se construye en Comillas, situado en los jardines de Sobrellano, con un estilo neogótico, obra de Joan Martorell. En 1878 se coloca la primera piedra y la construcción termina en 1881. Está realizada totalmente en piedra de sillería labrada, su fachada principal termina en una torre alta y fina. En su decoración interior destacan las vidrieras, los primeros mueble diseñados por Gaudí y los panteones de autores como Josep Llimona o los hermanos Vallmitjana. En su conjunto es como una catedral en miniatura.
El Capricho de Gaudí (3)
Edificio modernista realizado por el genial arquitecto Antonio Gaudí en su primera etapa (1883-1885). Era una casa de pequeñas proporciones, con formas redondeadas, sin aristas y con una elevada torre. El motivo decorativo más utilizado es la flor de girasol, además de elementos hispanoárabes. Fue un encargo realizado por Máximo Diaz de Quijano (concuñado del primer Marqués de Comillas). Está situado en el parque de Sobrellano, junto al Palacio y la Capilla Panteón.
Puerta de la Universidad Pontificia (4)
Puerta de acceso a la finca de la Cardosa, donde se encuentra el Seminario. En la portalada se mezclan armoniosamente el ladrillo, la cerámica vidriada con reflejos metálicos y piedras labradas en el escudo, donde aparecen la tiara y las llaves pontificias junto con el anagrama jesuítico JHS. Portando el escudo aparecen dos niños-pajes, con influencias de estilo gótico, ataviados con ricos ropajes en los que se inscribe el año inaugural 1892, y el Papa al que se ofreció la propiedad del seminario, León XIII.
Universidad Pontificia (5)
El lo alto de la Cardosa de divisa el edificio que el Marqués, Antonio López quiso hacer para la formación de jóvenes sacerdotes. Se coloca la primera piedra el 20 de mayo de 1883, unos meses después de la muerte del Marqués, asumiendo su hijo Claudio el compromiso de terminar la obra. Es un edificio rectangular de tres pisos con dos patios interiores y entre ellos se eleva la iglesia pública, decorada en su parte exterior con azulejos de color y botones cilíndricos con reflejos dorados. Doménech i Montaner decora un interior cargado de simbología, dando sentido a la expresión "arquitectura parlante".
El Cementerio (6)
Situado en una colina frente al mar. Está enclavado dentro de unas ruinas góticas de una antigua iglesia de la Villa que aún conserva algunas arcadas ojivales y algún tramo de sillería. En 1891 los herederos de Manuel de Bustamante ceden al Ayuntamiento de Comillas unos terrenos para ensanchar el cementerio. La disposición del muro y sus elementos decorativos, incluye pináculos en vez de cruces y el diseño original de un ángel en lo alto del muro de la iglesia es obra de Josep Llimona.
Monumento al Marqués de Comillas (7)
La Estatua del Marqués, fue un homenaje que el pueblo de Comillas quiso hacer en 1889 a Antonio López por el gran beneficio que éste trajo al pueblo. La estatua se elevó sobre una loma, avistando el mar, como si el Marqués esperase un barco de su compañía trasatlántica, acompañado de unas estatuas de imágenes de mujeres, hoy desaparecidas. Entremezclado nos encontramos un sinfín de simbolismo tanto modernistas como referentes a la vida del Marqués de Comillas.
El Duque (8)
Finalizada en el siglo XIX, cuando la influencia de la arquitectura inglesa llegó a Comillas y como consecuencia de la admiración de la burguesía española hacia el mundo anglosajón, nos encontramos este espectacular edificio construido entre 1899 y 1902 para el Duque de Almodóvar del Río, en el paraje conocido como Prado San José.
Iglesia de San Cristóbal (9)
El origen de la iglesia nos remonta a una de las más bellas historias fijadas en la memoria colectiva de la villa. Corría el año 1617, cuando aconteció un percance en la misa del domingo, celebrada en la antigua parroquia (hoy cementerio). El conflicto lo determinó el privilegio que el Duque del Infantado quería ejercer sobre uno de los asientos del templo. El pueblo, ofendido, acordó trasladar los oficios a la ermita de San Juan y construir una nueva iglesia en este mismo lugar, para lo cual pondrían dinero, trabajo y unos cuantos años de sus vidas, ya que pasaría casi un siglo hasta oficiar aquí la primera misa.
Fuente de los Tres Caños (10)
Monumental fuente-farola, realizada en piedra por el arquitecto catalán Lluis Doménech i Montaner en 1899. Situada en el centro de Comillas, dedicada a D. Joaquín de Piélago, ilustre comillano, que es quién financia la traída de aguas a la villa. De estructura tripartita, recuerda a un candelabro barroco, decorado con motivos florales y vegetales. Sobresale una columna de fuste liso, que culmina con el punto de luz, que simboliza que Comillas fue el primer pueblo de España con luz eléctrica.
Puerto (11)
Comillas fue el último puerto cántaro que mantuvo tradición ballenera. Tras dos siglos de pleitos y pugnas pesqueras, por ciertos privilegios que tenía San Vicente de la Barquera, consiguen construir este puerto en el siglo XVII, costeado principalmente por los vecinos de la villa. El puerto tiene ahora poca actividad, debido al descenso en el número de pescadores, que trabajan asociados en una Cofradía y se dedican principalmente a la pesca de anzuelo.
Playa de Comillas (12)
De fina y dorada arena, esta ancha playa de Comillas está dotada de toda clase de servicios y, aunque bastante visitada en época estival, no suele masificarse en exceso.
Mirador del Acantilado (13)
En la zona oeste desde el puerto, existe un camino que bordea el acantilado y termina en un precioso mirador desde donde se contemplan unas espectaculares vistas del cantábrico y maravillosas puestas de sol.
Plano de situación
Descarga la guía de Comillas aquí:
(Plano completo y descripción)
Enlaces relacionados
www.comillas.es
Vídeo promocional de Comillas